Cómo limpiar (correctamente) una licuadora

Hay espacios del hogar en los que se pone un mayor empeño al hacer la limpieza, como el baño, los suelos o fregaderos, pero existen otros lugares que muy poco se tienen en cuenta para una limpieza profunda. Así ocurre con los aparatos de cocina. Saber la cantidad de gérmenes que realmente se alojan en ellos podría causar terror.

Antes de salir corriendo a limpiarlo todo, es importante saber que la licuadora es tal vez uno de los utensilios que más suciedad y gérmenes pueden acumular, debido a los residuos que dejan las frutas después de cada batido por la mañana y a los alimentos procesados.

Algunos estudios de salud pública demuestran que, como mínimo, un 21% de las enfermedades generadas por el consumo de comida provienen del hogar, debido a los alimentos mal lavados y a los utensilios o equipos que no cuentan con una higiene completa. Sorprendería saber lo cerca que estamos de las bacterias de la salmonella, E. coli o listeria.

También te puede interesar…

Cómo limpiar una licuadora de la manera adecuada

La licuadora: foco de gérmenes

Es posible que no demos crédito a la cantidad de gérmenes que se esconden en la licuadora, aunque estemos seguros de limpiar el vaso y las cuchillas, lo que a simple vista tiene contacto con lo que consumimos. Los expertos aseguran que las juntas son una de las principales fuentes de concentración bacteriana en una cocina.

Durante el proceso de licuar, los líquidos se dispersan por todo el vaso, incluso por la tapa, acumulando restos en las ranuras y esquinas, donde se va creando una capa. Aunque las cuchillas se vean relucientes, es difícil llegar debajo de ellas con una esponja, donde quedan residuos de los alimentos.

También es difícil darse cuenta del moho que se acumula en la zona del aro de goma en la base del vaso. Es una de las áreas que concentra más humedad y, al desmontarla, se puede percibir una capa gruesa y oscura, que no es más que una incubadora de bacterias.

¿Cómo limpiar bien una licuadora?

Una vez identificados los lugares donde conviven los gérmenes en una licuadora, solo es necesario llegar hasta ellos y lavar bien para erradicarlos. La solución es sencilla: hay que desmontar el vaso y limpiar las partes por separado.

  • Se recomienda disponer de agua caliente, jabón común para fregar los platos, frotar con una esponja limpia, enjuagar bien y secar antes de volverla a montar.
  • Es aconsejable atomizar las partes con agua oxigenada al menos una vez por semana.
  • Se debe poner una atención especial en las juntas.
  • Desenroscar la base y separar el vaso de la pieza metálica de las aspas, con las que se debe tener cuidado para evitar heridas. Se extrae el aro de goma, se limpia bien por ambos lados y se deja remojar unos minutos antes de enjuagar. En el caso de que la goma esté deformada, se sustituye para evitar derrames.
  • El vaso debe lavarse por dentro y por fuera, sobre todo en la parte de la rosca, lo mismo que la tapa, principalmente aquellas que tienen orificios para añadir ingredientes durante el licuado.
  • Si no es posible destornillar el vaso, puede llenarse hasta la mitad con agua caliente, añadir un poco de detergente o bicarbonato de sodio y medio limón, sin quitarle la piel. Se pone a licuar durante unos segundos y luego se deja reposar unos minutos. Este procedimiento ayuda a despegar los restos de comida en la parte interior y a eliminar los malos olores. Luego se lava normalmente con esponja y se seca bien antes de guardar.

¿Por qué no eliges una licuadora fácil de limpiar?

Considerando que la limpieza completa de una licuadora debe realizarse después de cada uso, lo ideal sería tener en cuenta algunos detalles antes de comprar el aparato de cocina y adquirir alguno más fácil de limpiar.

Lo primero es que sea sencilla de desmontar y montar, además de que sus partes sean aptas para el lavavajillas. Una superficie antiadherente facilita la limpieza y evita que se acumule la suciedad.

Que el vaso tenga una boca ancha permite un mejor acceso a la parte interior y a las aspas, además de un sistema antigoteo para que no escurra por fuera. Una tapa con abertura para añadir alimentos durante el licuado contribuye a evitar derrames.

No te pierdas nuestra selección de licuadoras de limpieza fácil.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterest

Deja un Licuamentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *