6 pasos para hacer el smoothie perfecto

Si buscabas cómo hacer el mejor smoothie con tu licuadora, has llegado al sitio correcto. Nutrientes con un delicioso saber están a tan solo seis pasos de distancia. Esta guía definitiva para hacer el mejor smoothie está pensada tanto para aquellas personas que nunca se han puesto delante de su licuadora, como para aquellas que ya licuan varias cosas y quieren subir un nivel más.

Yo he hecho miles de batidos cremosos, smoothies, cafés, bebidas de todo tipo, purés y mucho más con mis licuadoras y batidoras. De alguna manera, con los años he ido ganando experiencia, y ya sabéis: sabe más el diablo por viejo que por diablo. Lo bueno es que con esta guía de preparación de smoothies fácil tú podrás hacer cualquiera de mis recetas en mucho menos tiempo de lo que tardé yo en aprenderlas.

Esta guía no solo te va a ayudar a realizar las recetas que tenemos por aquí en el Licuablog (¿todavía no les has echado un ojo?), sino que sirve para darnos las herramientas necesarias para inventar nuestro smoothie propio.

Cómo hacer un Smoothie en 6 pasos

aprovecha tu licuadora con esta guía de smoothies

Aprender a hacer un smoothie es en realidad bastante fácil si sigues los pasos que te muestro a continuación.

Paso 1: Elige una receta de smoothie para licuadora

Decide la receta de smoothie que te gustaría llevar a cabo en función de tus objetivos. ¿Buscas perder peso o reemplazar una comida porque estás a dieta? ¿Quieres añadir más verduras a tu dieta habitual? ¿Necesitas proteínas para después de los entrenamientos? ¿Deseas hacer una receta dulce para la merienda?

Si no se te ocurre ninguna, busca en nuestro Licuablog, ya que te damos un montón de opciones saludables y / o dulces.

Paso 2: Agrega el líquido

Lo primero que hay que añadir en tu licuadora es el líquido, que es por lo general alrededor de 1 a 2 tazas. Sigue lo que la receta de batido te diga, pero ten algunas cosas en mente. Cuánto más líquido eches, más acuoso será el smoothie. A algunas personas les gusta de esta manera. Si prefieres una consistencia más espesa, usa un poco menos líquido.

Éstos son los líquidos que recomiendo para hacer batidos saludables: agua (filtrada o mineral), leche de almendras, leche o agua de coco, leche desnatada, jugos de frutas orgánicas, zumo recién exprimido o prensado, té, y el kéfir (a partir de leche o agua de coco).

Paso 3: Añade la base

La “base” es lo que va a proporcionar una textura cremosa al batido. Piensa en ello como el “cuerpo” de tu smoothie. Muchas recetas de batidos piden un plátano o dos. Los plátanos son una base excelente y proporcionan al smoothie una agradable cremosidad y un sabor dulce. Las frutas como el mango, melocotón, pera y manzana también funcionan. Otras buenas opciones incluyen el aguacate, carne de coco, gel de la semilla de chía, mantequillas de frutos secos (las almendras son mis favoritas), yogur, fruta congelada y el hielo.

Las frutas ricas en agua como la sandía y la piña no le darán esa consistencia cremosa al batido. La adición de hielo es una forma rápida y fácil para espesar un batido lleno de frutas cargadas de agua.

Paso 4: Añadir frutas y / o verduras

Ahora que tienes el líquido y la base ya bien medidos, es el momento de añadir las frutas y / o verduras de la receta de batido que estés haciendo.

Este es también un buen momento para experimentar, ser creativo y divertirse explorando las diversas combinaciones de frutas y verduras para tu paladar. La mayoría de la fruta se puede utilizar ya sea fresca o congelada, elige la que prefieras. Me suelen gustar mis bayas congeladas (y a menudo utilizarlas como sustituto de hielo), pero la mayoría de otras frutas las uso frescas.

Si estás haciendo un smoothie verde con los sabores de la espinaca, la col rizada, hojas de remolacha, hojas de diente de león, rúcula, o la lechuga, es posible que desees cortar las verduras en trozos más pequeños en función de la potencia de tu licuadora. También es posible que quieras agregar los verdes en tu licuadora en último lugar, después de añadir los complementos opcionales.

Paso 5: Complementos opcionales

Aquí es donde realmente se puede llevar el smoothie al siguiente nivel de nutrición y sabor, y es muy divertido hacerlo. Muchos de los complementos se pueden incorporar en una serie de recetas de batidos. A medida que tus habilidades con la licuadora se desarrollan, podrás intuitivamente saber qué complementos usar en las recetas.

Paso 6: ¡A mezclar!

Ahora que has agregado todos los ingredientes a la licuadora, es la hora de la verdad. Dependiendo de tu licuadora, y de los ingredientes del smoothie, puede que tengas que empezar a una velocidad baja (o a pulsos) antes de subir a la velocidad de mezcla superior. Algunas licuadoras incluso vienen con un botón de smoothie, útil para hacer el batido fácil.

Me gusta mezclar mis licuados y smoothies hasta que el líquido está circulando plenamente dentro de la licuadora durante unos 5 segundos. El tiempo total de mezcla es por lo general entre 30 a 60 segundos dependiendo de los ingredientes. Se puede tomar un par de mezclas conseguirlo abajo.

Extra: ¿qué licuadora es la mejor para hacer smoothies?

Para esto, no existe una respuesta universal. Los smoothies, de hecho, son de las recetas más fáciles que existen para nuestra licuadora. Es por ello que prácticamente todas te van a servir. Eso sí, hay diferencias en los resultados. Por ejemplo:

Mi recomendación es que eches un vistazo a la web para encontrar una licuadora que se adapte a ti, y luego otro vistazo al Licuablog para aprovecharla al máximo. ¡Saludos!

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterest

Deja un Licuamentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *